¿Sabes qué es el microblading?

Esta técnica de tendencia que se consigue «pelo a pelo», permite unas cejas con un acabado muy natural. ¡Descúbrela!

Atrás quedaron los tatuajes y la micropigmentación tradicional, de resultados permanentes y prácticamente irreversibles. Lo último en diseño de cejas es el «microblading», una técnica de pigmentación semipermanente con resultados más naturales que el clásico tatuaje. Es un tratamiento ideal para personas con cejas poco pobladas o que han ido perdiendo vello con el paso de los años, o como consecuencia de alguna enfermedad o tratamiento médico.

El «microblading» permite tanto dar forma como rellenar la ceja en aquellos puntos en los que sea necesario, sin grandes agresiones para la piel y con un acabado que pasa desapercibido por completo. El secreto es la técnica del «pelo a pelo», que permite una aplicación más precisa y personalizada del trazo, obteniendo un resultado muy natural.

¿Te imaginas no tener que maquillar tus cejas durante más de un año? Pues es lo que conseguirás con el «microblading», que ofrece una duración de hasta dos años, dependiendo siempre del tipo de piel, de la aplicación y de los cuidados que siga cada persona.

«Microblading», paso a paso

1. Lo primero que hará el profesional, antes de comenzar con la técnica en sí es tomar una serie de mediciones de las cejas, para definir el diseño más favorecedor. Para ello tendrá en cuenta la forma de la cara y sus rasgos, además de la forma natural de cada ceja.

2. Una vez se tienen las medidas de referencia oportunas, se realiza una simulación con lápiz para que la clienta pueda ver cómo será el resultado final.

3. Se escoge el color de pigmento más apropiado teniendo en cuenta el vello natural, el color de la piel y de los ojos. Lo normal es que tras la aplicación inmediata el resultado sea unos tonos más oscuros que el deseado, pero lo cierto es que con el paso de los días y la cicatrización, el tono se irá asentando y corrigiendo.

4. Se aplica una anestesia tópica en forma que crema y se deja actuar una media hora. Quienes lo han experimentado aseguran que las incisiones se notan tan solo como unas pequeñas molestias.

5. El profesional va diseñando la ceja y rellenando huecos, pelo a pelo, realizando cortes superficiales en la epidermis de la piel en los que se va depositando el pigmento. Para ello, se utiliza una pluma tipo «tebori» con pequeñas puntas biseladas. La pigmentación de las cejas con este sistema suele realizarse en dos fases.

pluma tebori

Después se cubre la ceja por completo con color para que la piel absorba bien el pigmento. Después, el área se limpia.

6. Una vez terminado el proceso, el profesional aplica una silicona médica para cubrir la piel durante 24 horas. Entonces indicará cuáles son los cuidados requeridos para la correcta cicatrización de las cejas.

7. Pasado un tiempo, tras la cicatrización, se suele recomendar un retoque para completar las áreas que hayan quedado sin pigmento.

En este vídeo podrás comprobar el antes y el después de una sesión de «microblading», así como el increíble acabado de la técnica del «pelo a pelo»:

La curación, paso a paso

Es importante conocer de antemano cómo será el proceso de curación de nuestras cejas una vez nos hayamos sometido a la técnica del «microblading». Debes saber que tus nuevas cejas evolucionarán a través de varios estados hasta poder percibir el resultado final, pasadas unas cuatro semanas.

1. En primer lugar, el pigmento se verá muy nítido e intenso, en los días posteriores a la aplicación. Esto es debido a que el pigmento aún no se ha asentado y permanece en las capas más superficiales de la piel. El tono se irá suavizando gradualmente, al igual que la piel irá expulsando cualquier exceso.

2. Cuando comience la curación de las cejasaparecerán unas escamas de piel seca, similares a la caspa, que podrían darnos la impresión de que la coloración se está perdiendo. Pero forma parte del proceso. La piel seca se irá cayendo dando paso al acabado definitivo de las cejas.

3. Tras esto, durante los 10-12 primeros días el color del pigmento será muy tenue porque habrá penetrado a las capas más profundas de la piel. Solo cuando las células cutáneas lo «empujen» de nuevo hacia las capas superiores observaremos el verdadero tono, de aspecto muy natural.

Post Relacionados